Gracias a Bob Pop por cedernos esta reflexión tan necesaria en estos días de discursos incendiarios.
Desde VocesS queremos recordar que los discursos de odio no caben en nuestro trabajo, nuestras instituciones ni en nuestros colectivos. La intervención social es lucha, es cambio, es respecto y concienciación.
Rebate, educa y denuncia los discursos de odio.


Carta abierta al director.

Es habitual que cada vez que alguien -generalmente cishetero- alude a la visibilización pública de la homosexualidad, transexualidad o bisexualidad de quien sea en los medios de comunicación se refiera al pasado del personaje, hablando de su “doble vida”. Y mira, por ahí no.

Ocultar quienes somos -homosexuales, bisexuales, transexuales- no supone una doble vida, si no una vida partida por la mitad. No. Doble vida implica una hipocresía cuya carga acusadora se pone sobre las personas trans, gays, lesbianas o bi. Y mira, por ahí tampoco.

No vivimos una doble vida: vivimos el reducido pedazo que nos permitisteis en el trabajo, la familia, el colegio, la universidad. Y ni siquiera era vida; era una simulación de lo que vosotros considerabais adecuado, correcto, normal.

Y el resto del tiempo, el que pasamos escondidas para ser quién realmente éramos, tampoco era una vida: fue un refugio, un respiro para soñar con la posibilidad de ser a tiempo completo quienes nos sabíamos, por mucho que nos obligaseis a dudar.

Así es que la próxima vez que escuchéis que quien sea vivió una doble vida antes de mostrarse gay, lesbiana, trans o bisexual, pensad en todas las vidas extras que nos debéis; y dos me parecen pocas.

BOB POP – Comunicador y activista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *