“Un MENA (acrónimo despectivo de menor extranjero no acompañado), 4700 euros al mes. Tu abuela, 426 euros de pensión/mes.” 

Este es el gran eslogan de la campaña de VOX para gobernar Madrid.

Durante la creación de este artículo, hemos intentado llegar a esa cifra de diferentes formas sin conseguirlo. Lo que sí podemos asegurar es que es totalmente mentira que los MENAS reciban dinero directo, o que se les dé una ayuda económica o tantas otras barbaridades que se han dicho por el hecho de ser MENAS. Antes de entrar en cifras, nos  gustaría explicar cómo el cartel de VOX se ha convertido rápidamente en una gran basura, cien mil veces compartida, creída y defendida.

¿Por qué? 

Lo primero porque no busca informar, ni explicar un dato económico, busca incitar al más primigenio sentido de defensa. Busca alertar nuestra sensibilidad más pasional, sacar la víscera. Para ello presenta un colectivo vulnerable: mujer, mayor, afable, “tu abuela”. Apela a tu sentido de pertenencia, a incluirte en un equipo, es “tu” abuela frente a “un” MENA. Uno, cualquiera, sin nombre, sin cara, sin sentido de la persona. Desarrapado y con media cara tapada, como siempre se ve al violento, al delincuente. No te han puesto a tu vecino Mohamed, de sonrisa alegre, que te saluda todos los días en el autobús. Han buscado la imagen provocadora.

Lo segundo, el anuncio crea una correlación inversa entre las personas mayores y los menores en acogida, dando por hecho que todo el dinero que quitemos en uno va directamente a aumentar el caudal del otro; máxima completamente falsa, ya que hay presupuestos sociales separados y la no inversión en uno, no tiene por que repercutir en el otro. De hecho, esta es una estrategia terriblemente sucia, porque hace que los márgenes y los colectivos más necesitados y vulnerables se peleen por unos presupuestos que son igualmente precarios para ambos, en vez de unir fuerzas para pedir más inversión en políticas sociales.

Y por último, y nos referimos a ti, Agustín, Juan, Mari Carmen… Deja de escupir odio en el bar y piensa: ¿de verdad crees  que hay menores que cada mes reciben 4700 euros en su cuenta de ahorro y lo pueden invertir libremente en lo que quieran? ¿de verdad? ¡Por Dios! ¡Que esta gente está jugando con tu inteligencia!

Sabiendo ya qué es lo que buscan con el anuncio y dejando a un lado la ética que cualquier ser humano tendría que tener por ayudar, acompañar y sostener a los colectivos más vulnerables como puede ser la infancia en desamparo, vamos a hablar de cifras y del sistema de protección, a ver si conseguimos que vosotros y vosotras, lectoras de VocesS, Juan, Agustín, Mari Carmen y tantas otras personas, entiendan cómo invalidar los discursos racistas centrados en el odio a la infancia migrante en tan solo 5 puntos:

  • DIFERENCIA ENTRE PROTECCIÓN Y REFORMA

Antes de nada dejar claro que el sistema de protección a los niños, niñas y adolescentes en España es totalmente universal y no debe hacer diferencias entre extranjeros y españoles. Para que nos entienda Juan: “los nenes que no tienen papás o que no pueden vivir con ellos pasan al sistema de acogida”. No confundir, por favor, con el sistema de reforma, al que llegan los adolescentes que han cometido un delito. No, los nenes no porque no son imputables hasta los 14 años. 

Este sistema de protección, debe garantizar la seguridad, el bienestar y el desarrollo de los menores hasta los 18 años y para esto se crean LOS HOGARES O CENTROS DE PROTECCIÓN. No confundir, de nuevo, con centro de menores o de medidas judiciales. El término centro de menores se ha usado muchas veces para intentar confundir los dos sistemas, y de hecho se ha creado un imaginario colectivo de centros de menores que equivalen a centros de protección, pero no es así. Usemos bien el lenguaje:

CENTROS DE PROTECCIÓN – NO DELITO.  CENTRO DE MENORES – DELITO.

  • SISTEMA DE PROTECCIÓN UNIVERSAL. 

El sistema de protección español no es un invento comunista que hayamos venido a inventar ‘los progres’ para acoger masivamente a la población extranjera, lleva años existiendo y se sustenta en un marco legislativo, principalmente en la Ley de Protección a la Infancia y en la Declaración de los Derechos del Niño. Toda esta legislación existente viene a concluir que los niños, niñas y adolescentes son sujetos de pleno derecho y que es necesario garantizar su desarrollo y protección. Toda la infancia está protegida por este paraguas legal, independientemente cuál sea su origen. Os dejo una parte de la ley, por si Mari Carmen aún no se lo cree:
“…por lo tanto, es el reto para todos los ordenamientos jurídicos y los dispositivos de promoción y protección de las personas menores de edad. Esta es la concepción del sujeto sobre la que descansa la presente Ley: las necesidades de los menores como eje de sus derechos y de su protección.”

  • NO ES CARIDAD.

Teniendo claro el sistema de protección y su universalidad podemos contar que todo este sistema necesita de unas infraestructuras, servicios, profesionales, enseres y útiles para ponerlo en marcha. No, Agustín,no… ya no hay monjas en orfanatos, ahora hay un equipo de profesionales al frente de los centros y hogares. Gracias a que hemos superado la caridad cristiana, se ha pasado a un modelo profesional que intenta garantizar derechos tanto a los usuarios del sistema como a los profesionales que lo hacen posible. El dinero que se destina a mantener y mejorar este sistema sale de los presupuestos sociales e incide de igual manera en todos los menores, sin diferenciar raza, sexo, etnia o procedencia.

  • ACUERDO MARCO

El Acuerdo Marco de la Comunidad de Madrid delimita el precio que cuesta mantener una plaza de un menor en un hogar o un centro de acogida. Este acuerdo existe para igualar lo que tiene que invertir cada centro en un individuo. Así se evita que muchas de las entidades privadas o fundaciones que tienen acuerdo con las Comunidades fijen el precio por debajo del límite en detrimento de la atención a la infancia o en detrimento de las condiciones laborales de los profesionales. 

En la actualidad ese precio está fijado en 56 EUROS diarios por menor acogido. Estos 56 EUROS tienen que cubrir: el alquiler del piso, mantenimiento, los suministros (luz, agua, gas), los sueldos de los profesionales, la comida, la ropa, regalos de cumpleaños, dentistas, los útiles escolares, los muebles, las actividades extraescolares… Sí Juan, los menores acogidos también tienen derecho a apuntarse a un equipo de fútbol o ir a clases de pintura. 

En resumen, en la actualidad el precio/plaza deja mucho que desear y la mayoría de las veces son las entidades sociales quienes tienen que recaudar fondos para poder aumentar esa cifra y garantizar una cantidad adecuada a la cobertura de las necesidades de la infancia.

La buena noticia, que alguna tendremos que dar, es que este año se ha firmado un Acuerdo Marco más acorde con las necesidades de los menores y que da también respuesta a las quejas de los profesionales sociales que trabajan en el sector, quienes llevan años ahogados en un trabajo poco remunerado, con recortes, falta de personal y horarios muy extensos. Este nuevo Acuerdo Marco sube el precio/plaza a 106 euros, doblando el actual, lo que garantiza poder tener unos servicios mejores, atención más especializada, más personal y mejores condiciones.

  • LAS MATEMÁTICAS

Para los escépticos, a los que no les sirva todo lo anterior expuesto, recurrimos a la bendita ciencia matemática y a explicar las cifras tal y como son (todos los datos se pueden encontrar en la página web de Comunidad de Madrid). 

Realizaremos los cálculos con el precio del nuevo Acuerdo Marco: 104 euros plaza. En Madrid solo hay un centro específico para menores extranjeros no acompañados, por el que se invierte 106 euros por plaza, cogemos esta última cifra para hacer el cálculo.

  • 106€ x 30 días = 3180 €/mes. Cifra alejada de los cálculos de Vox. De donde recordemos, salen todos los gastos que produce un niño o niña en acogimiento residencial en la Comunidad de Madrid y todos los gastos del personal que los atiende.

Para concluir, no tenemos ni idea de dónde han podido salir los famosos 4700 €, aunque nos encantaría que fuera real y que TODOS los niños, niñas y adolescentes acogidos pudieran disfrutar de un nivel de vida que no les marcara, marginara o privara de hacer cualquier actividad básica para su desarrollo. Así como que los profesionales que trabajan en el sector disfrutaran de un sueldo digno y ajustado a la importancia de su desempeño.

Si has llegado hasta aquí, y aún piensas que es mucho dinero invertido, intenta hacer el cálculo de cuánto gasta un menor de una familia media o el de tus propios hijos o sobrinos. Y si has llegado hasta aquí y sigues creyendo en el falso discurso de VOX creado alrededor de los niños y niñas en desprotección, te recordamos que estás dando la razón a personas racistas, clasistas y cuyas ideas están en contra del cumplimiento de los Derechos Humanos. 

EQUIPO DE VOCESS

1 thought on “CALLAR EL ODIO

  1. No puedo comprender cómo gente que se declara tan católica ( que no cristiana) puedan fomentar tanto odio y no tener un mínimo de humanidad. En la vida necesitamos empatìa, concordia y paz. ¿ qué horrible educación están dando a sus hijos? ¿ qué tipo de personas pueden votar el odio y la violencia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *