DESTACADOS, MAYORES

Nuestros mayores: el negocio del cuidado.

Y como es normal en este país, esos 17000 muertos van de boca en boca, de excusa en excusa, de gobierno a gobierno, de twit a twit, como si nadie fuera responsable de esta situación. Y sabemos que todos, absolutamente todos, por acción u omisión somos responsables de esta situación. De no levantar la voz cuando se recortan presupuestos. Cuando nos autoengañarnos pensando que una gestión privada nos ahorra costes. Falso, en una gestión privada, alguien se lleva el beneficio, y no es el anciano.