DESTACADOS, PROFESIONALIZACIÓN

Mi NO experiencia como Educadora Social.

Actualmente sigo en búsqueda de trabajo y también de prácticas, pero en muchas ocasiones no obtengo ni respuesta. Llegando a mis treinta años de edad, siento que todo el dinero y tiempo que he invertido en formarme no están sirviendo para mucho y, poco a poco, voy perdiendo motivación y sobre todo seguridad en mi campo profesional, incluso estoy planteándome estudiar otra cosa y encaminar mi futuro hacia otros ámbitos profesionales. Esta situación me duele en el alma porque creo que he sido una persona que ha intentado buscar por todos los medios su lugar en el mundo, y pasa el tiempo, pero no encuentro mi hueco.