Mª Angeles es educadora social en un Centro Municipal de Salud Comunitaria (CMSc) dependiente de Madrid Salud.

Para la gente que no estamos familiarizados con estos puestos ¿nos puedes describir en qué consiste tu trabajo?

Sí claro. Desde el pasado año he ejercido la función de educadora social en el entorno sanitario y comunitario, preparando proyectos de intervención socioeducativa con población adolescente y mayores. En los últimos meses mis proyectos se estaban implementando tanto en aula como en centros culturales de mayores y grupos de adolescentes en el tiempo libre, colaborando con educadoras sociales de otros recursos: participación ciudadana, intervención comunitaria, Servicios Sociales….

Imagino que la llegada del Covid os pilló de sorpresa ¿habéis dejado la atención directa a un lado?

Ni sí ni no. Con la llegada traumática de esta crisis sanitaria, las necesidades de la población cambian sustancialmente y por tanto la intervención se modifica, los talleres programados y calendarizados quedan suspendidos.  Ahora hay que inventar otras formas de llegar a toda la población con necesidad de acompañamiento y ayuda en los duelos sin funeral, en la soledad, descubriendo y gestionando las emociones que esto provoca en las personas, que entre otras cosas no pueden despedirse de sus padres, hermanos/as, madres, vecinos y vecinas…

Entonces ¿cuál crees que es el papel que tenemos que desarrollar los profesionales de la intervención social directa, en esta pandemia?

Es ahora el momento de poner nuestras habilidades y competencias en valor. Los educadores y educadoras sociales estamos desarrollando acciones en los centros de trabajo, en multitud de actividades esenciales para el buen funcionamiento de estos, creando herramientas interactivas para trasformar los talleres presenciales en talleres online, planificando acciones socioeducativas para intervención con personal sanitario, sociosanitario en crisis y población que han visto truncados sus deseos y perspectivas.  Las herramientas y aplicaciones tecnológicas como Instagram, Facebook o Twitter son oportunidades de comunicación, información y recomendaciones en salud.

 ¿Qué es lo que mas valoras de tu trabajo, que ahora con la nueva situación no puedes desarrollar?

Pues mira, creo que lo que más extraño ahora mismo y lo que siempre me ha encantado de mi trabajo es el contacto. La interacción con otras personas: compartir con ellos y ellas, el intercambio de saberes, enseñarles algo (si es que puedo), conocer a personas interesantes que a veces necesitan ayuda y que ven el camino del cambio a través de la escucha y la empatía, esto es lo que más estoy echando de menos durante esta pausa tan brutal.

Por último Mª Angeles, una pregunta que nos gusta hacer a todas las personas que contáis vuestra historia ¿Qué te gustaría cambiar o mejorar de tu propio ámbito y del mundo de la intervención social en general?

Creo que hay que darle mucha más importancia a la educación social en los entornos sanitarios. Es una gran desconocida, tanto a nivel académico como a nivel divulgativo. Una visión socio-educativa puede aportar un valor diferenciador en todos los programas, añadir una educación real y emocional. Creo que la intervención directa de las y los educadores/as sociales podría evitar o mejorar conductas para promocionar la salud. Los/las educadores/as sociales no somos un servicio necesario si no imprescindible en la época que nos viene, podemos hacer muchísimas cosas con las personas que están dolidas y hartas de tanta barbarie.

A los educadores sociales no nos ven, ni nos miran, ni nos oyen y aún así somos una pieza imprescindible para la sociedad y más en este momento de vuelta a la supuesta normalidad.

Mª Angeles. Educadora Social en Distrito Hortaleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *