La Educación social no se respeta. Las instituciones públicas nos dan de lado, utilizan nuestra figura como una forma de reciclar y asegurar la promoción interna de funcionarios sin estudios específicos. La Educación social queda relegada a una profesión de segunda, obligada a convivir con profesionales reconocidos de otras disciplinas pero a vivir fuera de las instituciones públicas y a promocionarse en puestos infravalorados, precarizados y casi únicamente en el ámbito de la empresa privada.
El educador social funcionario público es una especie de unicornio, un limbo y Valhalla al que muy pocas personas llegan, y los que lo hacen, pueden no tener una titulación adecuada al puesto, llevando el intrusismo laboral a su máximo exponente.

Sorprendentemente, es el Ayuntamiento de Madrid históricamente abanderado de la privatización y el recorte de presupuestos sociales, el protagonista de un nuevo episodio de falta de respeto a nuestra profesión en la administración pública. El 2 de Marzo se anuncia la convocatoria y las bases para plazas de Educador Social por parte del Ayuntamiento de Madrid; noticia que el propio Gobierno de la Comunidad anunciaba como muy positiva en varios medios de comunicación, conscientes imagino, de la necesidad de dar respuesta a una de las luchas más importantes del sector y también a las presiones recibidas desde distintos organismos de representación como el Colegio de Educadores y Educadoras Sociales de Madrid. De hecho, Pepe Aniorte que para quien no lo conozca, es el Delegado del Área de Gobierno de Familias, Igualdad y Bienestar Social, la cabeza más visible de los Servicios sociales de Madrid, hizo estas declaraciones » Por primera vez, se prevé la incorporación de 25 educadores sociales a la plantilla municipal. Este perfil nos permitirá trabajar más y mejor con las familias que acuden a Servicios sociales». Parecía que se abría una etapa de reconocimiento de nuestra profesión y también un hueco para nosotros y nosotras en el equipo público de Servicios sociales. Queridos y queridas, efectivamente NO.

Esta es directamente del BOCAM la convocatoria de dichas plazas prometidas.

Condiciones de las plazas:

  • Número: 25.
  • Promoción interna independiente.
  • Escala de Administración Especial, Subescala Técnica, Grupo A, Subgrupo A2. Categoría Educador/a Social.
  • Requisitos: 
    • Funcionario de carrera en cualquier categoría del Grupo C, Subgrupo C1 de la Escala de Administración Especial o General del Ayuntamiento de Madrid o de sus Organismos Autónomos. O Personal Laboral Fijo del Ayuntamiento de Madrid o de sus Organismos Autónomos.
    • Título de Diplomado/a, Ingeniero/a Técnico/a, Arquitecto/a  Técnico/a o Grado. No haber sido condenado por sentencia firme… 
  • Sistema selectivo: Concurso-Oposición. 

Parecía que sí, que por fin nos iban a reconocer como profesión necesaria, que habían entendido nuestra naturaleza profesional, nuestros objetivos, nuestros propósitos. Parecía que se nos tenía en cuenta, pero otra vez nos desprecian, nos maltratan, nos desprofesionalizan o incluso nos consideran inexistentes. Igual es que nadie les ha explicado que existe un Grado universitario llamado Educación social, que dura 4 años, en el que estudias muchas cosas relacionadas con el puesto de educador social. Y que incluso antes de que existiera este Grado, existía una Diplomatura que… venga, ¿lo adivináis? Sí, también se llamaba Educación social. No hay que confundir estos estudios con los de: Ingeniero/a Técnico/a, Arquitecto/a  Técnico/a o con cualquier otra Diplomatura como, Logopedia, Estadística, Nutrición, etc. En definitiva, solo los estudios de Educación Social fabrican Educadores y Educadoras Sociales, es difícil de comprender, lo sé, pero es necesario que se comprenda. Por eso creemos que las únicas personas preparadas y legitimadas para desempeñar el puesto de Educador social ofertado por el Ayuntamiento de Madrid son los y las educadoras sociales.

Es lamentable que a 2021 estemos discutiendo que debe ser el Diplomado o Diplomada en Educación social quien debe ejercer el puesto profesional de Educador o Educadora Social. Para nosotras esto es una cuestión de respeto, casi de orgullo. Unos Servicios sociales que no consideran o que desprecian a un perfil profesional con el que tienen que trabajar en equipo, son unos Servicios sociales disfuncionales y faltos de calidad. ¿Alguien se ha preguntado que pasaría si la convocatoria para la plaza de trabajadora social pudiera presentarse cualquier diplomado o graduada? Que no habría espacio para meter toda la vergüenza que pasaría el Gobierno madrileño. En cambio, con nosotras, las educadoras y educadores es fácil. Para empezar, porque no tenemos un espacio ganado en el sistema público de Servicios sociales. Segundo porque somos una profesión muy nueva con pocos o casi inexistentes apoyos políticos y con un respaldo institucional débil. Y una parte de toda esta responsabilidad es nuestra, sí, mía, tuya de tu profesor del grado y de tu compañero y compañera de 3º de Educación social.

Tenemos la inmovilidad y la pasividad como «leitmotiv» y nuestra capacidad de lucha queda reducida a nuestro ámbito profesional privado, pero a partir de ahí nos cuesta movernos, organizarnos y reclamar. Somos 4000 graduados y graduadas de Educación social en Madrid, a lo que hay que sumar 500 personas habilitadas y un numero que no sabemos de colegas profesionales que han emigrado desde otros puntos de España para trabajar en Madrid. A día de hoy somos 850 colegiados en Madrid, nuestro colegio es el respaldo institucional que tenemos para luchar este tipo de cosas y su fuerza siempre va a ser proporcional al número de personas que lo conformemos. Ahora mismo somos el Pato Donald luchando contra Godzilla, ruidosos pero ineficaces.

Necesitamos aunar fuerzas, reclamar y reivindicar que estamos aquí, que somos profesionales y que queremos tener un futuro asegurado ejerciendo nuestra profesión con las mayores garantías. Hay que impugnar cada concurso oposición que no nos considere ni nos respete, ya que no solo pasa en Madrid hay ejemplos por todos los lugares de la geografía española. Todos y todas tenemos que contribuir a valorizar nuestra profesión, colegiándonos, creando discurso, visibilizando y reivindicando tanto nuestro trabajo como nuestros colectivos.

Sara. Educadora Social

7 thoughts on “Educación Social, ni respeto ni consideración.

  1. Gracias por esta reflexión y denuncia.
    La semana pasada en otra oferta de empleo encontré que para puesto de Educador pedían indistintamente un Educador/ora o un trabajador/ora social… Hay que denunciar este intrusismo laboral. Me temo que en la empresa privada lo tenemos difícil y en la pública los sindicatos están normalmente o desaparecidos o apoyan a los colectivos más fuertes que generalmente no somos nosotros por la minoría de representación.

  2. Buenos días, Sara! Quisiera saber qué tipo de acción a nivel personal podemos hacer al Ayuntamiento de Madrid para reclamar que sea la titulación de educación social la que se pida en esta convocatoria.

    1. Está claro que es un intrusismo profesional. Una oposición claramente
      impugnable, deberían exigir la colegiación. El Colegio profesional para eso tiene un servicio jurídico.

    2. Supongo que podriamos enviar una queja individual cada una de nosotras al ayuntamiento. Se puede hacer via online desde su pagina.
      Tambien se puede hacer la denuncia a traves del lineaMadrid en Twitter. Habia que buscar un hastag chulo y moverlo con diferentes mensajes de denuncia.

  3. Yo soy de la segunda promoción de la diplomstura de ES de Santiago de Compostela. He trabajado siempre en sector privado, si ahora salen pocas de plazas de empleo público para ES imaginaros de aquella.
    Los avances han sido minúsculos.
    El error es crear un título universitario si el perfil a nivel laboral no esta regulado. Creo que la única forma de reivindicar nuestros derechos es unitse y salir a las calles. Se que ahora es mal momento. Pertenrzco a esa generación que veíamos el manifestarse como una herramienta de lucha. Hace tiempo yo y más compañeros intentamos unirnos para asociarnos y salir como colectivo a reivindicar nuestros derechos, al final por razones lahoralea nos fuimos marchando. No entiendo porque y en particular personas que estudian ES carecen de espiritu de lucha, de actitud subversiva… No se puede creer que los colegios van a resolver esto, de hecho y lo siento pero poco consiguen. Organizar congresos y repetir la ES es necesaria, somos imprescindibles. Mucha reunion por aqui con no se quien, pero resultados nulos. Es que ni si quiera se ha puesto límite al intrusimo. Cada vez aue leo o me dice alguien que va a estudiar ES me entristece por el futuro que le espera. Y esto no va a mejorar si nosotras lo hacemos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *