Estamos a años luz de celebrar nuestro día como el que celebra las fiestas patronales o su cumpleaños. Somos Edusos desde hace un rato y este día debe entregarse a la visualización, a la unión y la estructuración de nuestra profesión y la coordinación de nuestros colegios profesionales. Si no hacemos ruido no existimos. Si no estamos representados en puestos públicos no existimos. Si no tenemos estructuras profesionales no existimos. Somos muchas, desperdigadas y poco comprometidas con nosotras mismas y esto es una realidad que tenemos que aceptar y cambiar. Por eso desde VocesS queremos lanzar unos objetivos a trabajar este año:

  • OLVIDAR LA VOCACIÓN: y con esto no quiero decir que no nos guste nuestro trabajo, nos encanta. Pero la vocación no es un valor de pago. Mi vocación no me sirve para pagar mi alquiler, llenar mi nevera o comprarme un coche. La vocación no es cuantificable, no es mayor mi vocación que la de un médico o un arquitecto. Manda a la mierda todas las frases del tipo: «Ya claro, es que tu trabajo es vocacional» «Da igual lo que cobres porque tu trabajo te llena» «Es un trabajo duro, pero lo suples con el amor de tus (inserta aquí el colectivo con el que trabajes)». Pues mira no, mi trabajo es bonito sí, pero como puede ser trabajar en el zoo o en una papelería. Lo que sí podría ser es menos duro, si no me precarizas, privatizas y me cargas de trabajo. Di no al salario emocional. El salario emocional son los 200 euros que te ahorras por contratarme como integrador social y con los que me podía pagar el psicólogo.

  • MUERTE AL VOLUNTARIADO: y no me refiero al típico centro vecinal, al grupo scout o a todo el asociacionismo sin ánimo de lucro. Me refiero a las empresas que se ahorran educadores y lo suplen con voluntarios. El puesto de educador social de cualquier empresa no lo puede desarrollar todo hijo de vecino, hay unos criterios formativos y profesionales que hay que cumplir. Y cuando hacemos un proyecto de intervención no podemos reducir gastos metiendo voluntarios por mucho que nos tiente la idea. ¿Qué hago si mi proyecto solo se puede mantener con voluntariado? Pues hijo, como dirían en mi pueblo: te jodes y bailas. Igual no lo has pensado bien, dale una vuelta, aspira a menos, hazlo mas pequeño. Que seamos educadores sociales no significa que tengamos que salvar el mundo. Somos una herramienta súper potente de transformación social pero necesitamos un sistema que nos avale, sostenga y acompañe. Reclamar derechos, políticas sociales y proyectos decentes también es nuestro trabajo. Reclama tus derechos.

  • RECLAMA TUS DERECHOS: Estamos hartos de decirle a nuestros usuarios y colectivos que reclamen y… ¿Qué pasa con nosotras?. Las horas fuera de la jornada se pagan, las bajas se suplen, las citas del médico se utilizan y las vacaciones se eligen o por lo menos la mitad. Esto no es un camino que podamos hacer solas, hay que organizarse, unirse y crear sindicatos, buscar apoyo legal en los colegios debe ser nuestro pan de cada día. Por mucho que trabajemos en la exclusión, la marginalidad o la necesidad, intentamos que nuestros usuarios y usuarias salgan de ella, no que nosotros entremos a formar parte también. Reclamemos. Solo estamos pidiendo condiciones laborales justas, esto hace tiempo que dejo de ser caridad y nosotras el clero. Y por favor, personas de recursos humanos, dejad de decir sueldo por convenio para disfrazar nuestro sueldo «digno». En una entrevista quiero saber el dinero que voy a cobrar, sobre todo porque los 19 convenios por los que se puede regir mi profesión no los tengo en la cabeza. Tú sabes que voy a cobrar una mierda seca, yo también, ya está. Hablemos de cifras.

  • SORRY, PERO TU PROFESIÓN ES POLITICA: lo siento mucho, pero estar del lado de los débiles significa defender ciertos derechos civiles y sociales que algunos se pasan por el forro y si no le convence cierre al salir. Valores como la integración, la solidaridad, la equidad, la justicia social… llevan consigo una defensa que la mayor parte del tiempo choca de facto con muchos de los poderes económicos y políticos. Tampoco hay que ser el Che Guevara, pero tenemos que entender que nosotras tenemos una visión mucho más global de los problemas sociales que debemos compartir, sobre todo para tumbar bulos y prevenir políticas de recortes sociales o excluyentes. Necesitamos alzar la voz, visibilizarnos y que se tome en cuenta nuestra opinión como profesionales y conocedores de la realidad social. Tu opinión cuenta.

  • EDUCA AL CUÑADO DE TURNO: Sí estamos hasta el c··· de que tu primo segundo, el fontanero, opine de políticas migratorias, desarrollo infantil u organización de las residencias de mayores. El mismo que defiende que una hostia a tiempo educa o que las prostitutas lo hacen porque quieren, pero que tiene problemas de incontinencia verbal y con lo de informarse antes de opinar. Sopesa la situación. Si crees que sabe sumar, puedes hacer pedagogía con él o ella y que trate de entender o visualizar la compleja realidad de estas problemáticas sociales. Eres profesional de la educación puedes hacerlo. Pero por otro lado, no gastes balas pedagógicas si ves que no hay nadie al volante, suéltale una bordería educada e instructiva y alude a tu conocimiento de la causa. Al César lo que es del César

Sé que es difícil. Yo misma caigo en estos errores varias veces al mes, pero tenemos que hacer un esfuerzo por reclamar nuestro espacio y no diluirnos entre las múltiples profesiones de la intervención social.

Reclamemos, visibilicemos y eduquemos. Esa es la receta.

Los EDUSOS somos ESENCIALES. Hagámoslo posible.

Sara, Educadora Social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *