Hoy, 28 de junio de 2022, desde Vocess hemos querido saber cómo viven nuestres seguidores LGTBQ+ su día a día, sus reflexiones, sus miedos y en muchos casos las actitudes discriminatorias sufridas a lo largo de su vida. Quien mejor que vosotres para hablar del Orgullo, para reivindicar el Orgullo y para visibilizar el Orgullo. Que peor o mejor momento que un 28 de junio del año en el que han aumentado los delitos de odio por discriminación, 28 del mes en el que Madrid se niega a poner la bandera del colectivo; un 28 de junio, en el que seguimos llorando las víctimas del atentado contra el movimiento LGTBQ+ en Oslo. Días duros para nuestra lucha y esto es justo lo que reflejáis en los testimonios que hemos recogido.

A vosotres os hemos preguntado por tres ámbitos importantes en la vida de cualquier persona: trabajo, actualidad y futuro. Con vuestras respuestas hemos elaborado estas conclusiones, que además de reflejar aspectos centrales de la lucha del colevtivo LGTBQ+, nos ayudan a conoceros mejor.

En cuanto al trabajo, nos hemos interesado por el grado de libertad con el que vives tu orientación sexual en tu jornada laboral. Aquí debemos señalar que la mayoría de las personas que seguís nuestro perfil, pertenecéis a un ámbito de intervención social, que es quizás, un ambiente más abierto y respetuso que otros ámbitos de trabajo. Por lo que en general la mayoría habeís contestado, a excepción de dos personas, que con vuestros equipos actuales de trabajo no teneis ningún tipo de problema. Aunque, sí hay personas que matizan que han tenido que hacer cambios en su forma de expresión de genero, para poder entrar en unos estandares sociales que a las organizaciones les parecían más «apropiados». Además, el grueso de participantes habeís referido haber tenido discriminaciones en el pasado dentro del ámbito laboral.

En este punto queremos recoger el testimonio de Vanesa:

«Al menos en el último año no he vivido ningún episodio, al contrario, me encuentro rodeada de chicos marikas que son mis manos y mis pies en el día a día, mis aliados, los que me cuidan, me protegen, me dan cariño, me dan vida y son los que entienden que a las plantas al igual que las personas hay que cuidarlas. Tengo la suerte de trabajar con un equipo que entiende la perspectiva feminista que parte desde los cuidados y la sororidadad. En definitiva, sin ellos no podría hacer ni la mitad de mis funciones. Pero, ojo, soy consciente y lo traigo, la mayor discriminación es como la de todas, el techo de cristal y el suelo pegajoso.«

La cosa cambia de cara a la intervención, cuando os colocais el «traje» de profesional e intervenís directamente con usuarios/as. En este caso, sí habéis expresado haber sido victimas de discriminaciones, algunas de forma directa y otras de forma indirecta. Pero es justo en este tema, donde surge el mismo miedo en casi todas las personas encuestadas. La mayoría de la gente se debate entre: no mostrar su orientación sexual de forma abierta, o mostrarla como una forma de hacer activismo y al mismo tiempo poder ser un referente para las personas con las que trabajamos; no hay respuesta válida y cada persona tiene que hacer lo que sea capaz de sobrellevar sin dañar, no todes tenemos o podemos ser activistas. De esta dicotomia hablamos en este artículo.

El segundo ámbito encuestado es sobre la actualidad social. La pregunta era ¿Crees que la sociedad hoy en día está más abierta a la no discriminación? El primer dato a destacar es que nadie ha podido contestar un sí rotundo, sobretodo destacáis que de unos cinco años hacia la actualidad se ha notado un aumento de discursos y acciones discriminatorias, actitudes contra el colectivo que estaban mal vistas hace unos años, ahora son vitoreadas y alentadas por ciertos sectores de la sociedad. Como conclusión, la opinión está dividida entre un no rotundo, y un sí con muchos matices. Matices que hablan de los discursos de odio, de las microdiscriminaciones, de sexualización del colectivo, del pinkwashing o de los partidos de derechas. Quizás el matiz que más repetís es que los patios de colegio y la educación de los más peques sigue plagada de conductas discriminatorias, heteronormativas, sexistas, de roles de género y de insultos como «marimacho» o «marica». Aún así la respuesta más escuchada y leída por las redactoras de este artículo ha sido SI y NO. Os dejamos la opinión de Nacho, que resume este concepto:

«A la segunda pregunta, pues sí y no. Por un lado, está claro que se han hecho avances en derechos . El avance en el reconocimiento de los derechos de las personas LGTBIQA+ ha traído consigo no solo una mayor visbilidad si no además una reacción de parte de los sectores conservadores de la sociedad que nos pone en el centro de teorías complotísticas en las que pretendemos acabar con la civilización. Absurdo no? Como si luchar una sociedad más inclusiva, que no deje detrás a nadie, fuera el fin del mundo... Y sin embargo la violencia contra el colectivo se ha disparado sobre la base de mentiras que se alimentan de la ignorancia y desesperación de las personas.»

Por último la pregunta que culminaba nuestra humilde encuesta es sobre el futuro. ¿Hay miedo de retroceder en derechos en el futuro? Aquí sí, queridos queridas y querides seguidores teneis una opinión muy parecida, hay miedo, angustia y ganas de luchar para que las expectativas nefastas que tenemos no se conviertan en realidad. Véis el futuro con temor y particulamente por tres motivos:

  • El primer motivo de preocupación es el ascenso de discursos dicriminatorios, reaccionarios que pretenden señalar al colectivo LGTBQ+ como causante de muchos de los problemas sociales, o que directamente pretenden revitalizar el odio que una parte de la sociedad tenia aletargado, para conseguir un voto fácil. Ejemplos de esta criminalización del colectivo, destacáis en vustras respuestas todo lo acontecido con «la viruela del mono». Otro ejemplo es el que explica Victor:

    «Parece un detalle, pero que este año en Madrid se nieguen a poner la bandera LGTBIQ+ con motivo del orgullo, son ejemplos que alimentan esta discriminación, este odio, y que no ayudan a mejorar o mantener nuestros derechos. Como he dicho antes, me chirría el que los votantes de la extrema derecha cada vez sean más numerosos y se dejen llevar por ese discurso manipulador y de odio. Aún queda mucho recorrido y esta realidad es patente cada día trabajando con jóvenes.»
  • Otro foco de miedo es la fragilidad de todo lo conseguido. Casi todas las respuestas aluden a lo fácil que puede ser perder los avances en el discruso, los derechos y la visibilidad. Y esto, como bien señalais, puede ser a que nos consideramos en una eterna lucha por no perder el sitio y la voz que hemos conseguido. Pero desde VocesS también creemos que:

    «Este miedo alude a que muchas de las cosas que hemos conseguido son sobre papel, sobre instituciones y sobre la oficialidad de vida. Pero aún hay un discurso mas cotidiano, de vida vulgar, de día a día que no controlamos. Una cotidianidad en la que se discrimina, se apedrea, se señala o se insulta a la expresión disidente y en la que mucha gente se ahoga, se esconde y sufre. Esta, es la batalla que nos queda por ganar»
  • Por último, os da mucho miedo ver reproducidos en las personas jóvenes con las que trabajais, incluso haceís alusión al disfraz de «subersivo» con el que visten a estos discursos discriminadores los partidos de derechas, cuando lo único que esconden es atentar contra las disidencias una vez más. En este punto recogemos el mensaje de María:

    «Creo que hay visible una corriente de odio que se está normalizando sin vergüenza alguna donde se ataca a los derechos de las demás personas en nombre de la libertad de expresión. No debe perderse la educación en diversidad y la educación para la paz como ejes principales para una ciudadanía activa, solidaria y sana»

Si has llegado hasta aquí, nos gustaría que contestaras a alguna de nuestras preguntas en comentarios, no queremos perdernos nada de lo que pasa por vuestras cabezas.

FELIZ VIDA Y FELIZ LUCHA ORGULLOSA.

Equipo de Vocess en colaboración con sus seguidoras y seguidores

1 thought on “Profesionales sociales LGTBQ+.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *