DESTACADOS

La otra red

Hoy vamos a hablar de “la otra red”, la que frena esa caída libre, la que se encarga de reconstruir los pedacitos de todos esos niños y niñas frágiles que ingresan en un centro de protección. En mi caso, un hogar, la “resi” como dicen algunos, o casa, como terminan diciendo prácticamente la mayoría. Pasando por alto en este artículo lo traumático que debe resultar ser separado de tu familia (por muy “mala” que sea, es SU familia), y entrar en un sitio donde hay muchos niños y niñas, y un equipo educativo completamente desconocido, la llegada al Hogar se convierte en un evento con una gran carga emocional.