DESTACADOS, RELATOS

La vida con Nada.

Me llamo Laia y soy de Barcelona. Desde que acabé Integración Social he ido trabajando en diferentes entidades, recursos y equipamientos dirigidos a las personas sin hogar.

El sinhogarismo es un colectivo diverso. Desde la perspectiva común se presenta como una masa homogénea, sin rostro, sin vida, como un concepto. Mendigo o pobre son etiquetas que despersonalizan y lo asemejan casi a una elección personal, invisibilizando la gran variedad y diversidad de situaciones como la violencia de género, drogodependencias, inmigración, soledad, que precipitan esta situación.

RELATOS

Centro de «recogida Mal vives».

El delegar determinados asuntos de interés público, como son los servicios sociales, a empresas cuyos intereses económicos preponderan a los intereses de las personas usuarias es un error con consecuencias profundas a nivel social. Esto nos coloca en una disyuntiva que supone elegir entre la reintegración de las personas sin hogar, lo que generalmente se logra con inversión y calidad, o el asistencialismo que «mal cubre» las necesidades básicas que sí reporta un beneficio económico.