Buenos días Celia. Estamos muy agradecidas de que compartas tu historia con VocesS. Eres la primera profesional del ámbito penitenciario que pasa por aquí por lo que tenemos muchas preguntas, pero primero cuéntanos un poco en qué consiste tu puesto.

Mi nombre es Celia D. trabajo en el CP Las Palmas II, en la isla de Gran Canaria y soy educadora social, aunque mi puesto tiene un nombre extraño y obsoleto que esperamos y deseamos en breve se actualice; así como se actualice también nuestra situación laboral y que la Secretaría General de IIPP atienda a los cambios que la sociedad ha ido haciendo mientras que esta institución ha quedado muy desfasada. Pero esto sería motivo de otro artículo. Mis funciones básicas son realizar talleres con los internos, conseguir desarrollar en ellos cambios y trabajar diferentes habilidades.

En concreto hoy querías hablar de un taller que habéis impulsado desde el centro penitenciario y que a primera vista parece no cuadrar mucho con las necesidades o reclamaciones de los presos.

Efectivamente, la lectura en los centros penitenciarios no es una actividad muy practicada, a pesar de que el tiempo del que se dispone “libre” es abundante.  Muy pocos internos/as tienen hábitos lectores y no suele ser algo atractivo. Aunque sí hay bibliotecas en los centros penitenciarios más o menos nutridas o actualizadas y los internos/as están autorizados a tener libros en sus celdas y pedirlos al exterior. Por esto «a priori» parece que montar un club de lectura en un cárcel es una idea poco acertada.

Siempre recuerdo lo que me contaba un interno lector : “Me siento en el patio de la cárcel, con un libro y no pasan ni 5 minutos cuando un compañero se sienta y me da conversación. Así cada vez que salgo con un libro. No entendía el motivo. Hasta que alguien me comentó que me hablaban pensando que estaba solo y que no tenía con quien charlar, por eso me daban conversación. No se les ocurrió pensar que simplemente quería leer». Decidió dejar la lectura para la celda. El club de lectura ha nacido de este tipo de discursos.

No es que un Club de Lectura sea algo novedoso, pero en mi centro ha resultado un éxito, con esta actividad de animación a la lectura, se ha llegado a personas que nunca habían leído, que nunca habían acabado un libro y que han incorporado la lectura a sus vidas. Además no es la típica actividad que naciera desde la programación del profesional, si no que fue un reclamo de los propios internos.

Los inicios se remontan a hace 3 años aproximadamente cuando un interno comenzó a dar clases sobre Historia Canaria al grupo.  Cuando el interno se marchó, el grupo decidió continuar con la actividad desde otro enfoque: Club de lectura con temática canaria, autores canarios para mantener una línea que ya era atractiva y de interés.

La verdad que no somos muy conocedoras de la literatura canaria, pero imaginamos que tendrá un límite y que igual no disponíais de una guía de autores o la posibilidad de conseguir todos los libros demandados. ¿Habéis recibido algún tipo de apoyo?

¡Claro! Es todo muy específico y en principio queríamos respetar la línea que nos habían marcado los internos. Buscamos apoyo en distintos sitios, comenzamos por del fondo bibliográfico que la Biblioteca Insular propone en su catálogo para Clubs de Lectura. Aprovecho para dar las gracias a la Biblioteca Insular que nos ha apoyado desde el inicio, especialmente a sus Bibliotecarios/as (JuanB y Natalia) JuanB nos orientó muy bien en las lecturas. Entendió rápido al grupo y sus intereses y las sugerencias fueron excelentes. Nos quedamos huérfanos con su fallecimiento el pasado septiembre.

JuanB nos puso en contacto con varios escritores, al igual que la Editorial Bilenio que también ha colaborado con nosotros en el préstamo de libros y en la coordinación con autores.

Actualmente alternamos lecturas de autores/as canarios/as con otros/as, el catálogo no es ilimitado y el grupo demanda abrir más las lecturas. Hace 1 año ampliamos a otro grupo y desde el mes de octubre sumamos el de Lectura Fácil, que inició Plena Inclusión Canarias, pero que ahora también he coordinado yo, hasta el COVID.

La verdad es que es una experiencia fantástica en la que se ve un proceso de dinamización ejemplar. ¿Nos puedes explicar un poco más a nivel técnico como funciona el grupo?

Es un triángulo donde cada vértice es igual de importante: los libros, las reuniones de los internos/as y sus charlas y los encuentros con autores/ escritores o las actividades complementarias. Y yo en medio de ese triangulo, adaptando, moldeando dependiendo de la circunstancia, coordinando las fechas, buscando opciones de transporte, sorteando las dificultades que la institución penitenciaria pone, algo así como la “trastienda”

El primer vértice de ese triangulo es la participación. Actualmente 3 grupos de hombres (justo antes del Estado de alarma empezaba un pequeño grupo en un módulo de mujeres) 2 en Módulos de Respeto, 1 en un grupo de Lectura Fácil. Participantes actuales entre los 3 grupos: más de 50 internos. Más de 100 internos han participado en la actividad desde que se puso en marcha.

El segundo vértice sería la organización. Cada grupo tiene un coordinador/a, que es responsable de preparar con más detenimiento la lectura y posibles preguntas o comentarios, orienta el debate y lo modera. Yo intento estar en todas las reuniones, pero el protagonismo lo tienen que tener ellos y ellas. Es un objetivo para mí que se gestionen de manera autónoma en sus encuentros.

Son grupos muy diferentes. Hay un módulo/grupo más literario, más técnico, más orientado al comentario del libro. El otro es un grupo que analiza más las emociones y sentimientos que trasmite el libro, pudiendo ser en algún momento un grupo terapéutico o de ayuda. Ha surgido de manera natural así, y los grupos van cambiando dependiendo de los internos que están en ese momento viviendo en cada módulo. Hay que ser flexible y mantener el objetivo final que es leer y compartir la lectura, no es tan relevante el debate que se establece, mientras que los participantes estén cómodos.

El grupo de Lectura Fácil tiene otra estructura: nos reunimos una vez a la semana, se lee el libro en el aula, y se acompaña de fotos o vídeos para facilitar la comprensión.

El tercer vértice lo componen los libros leídos en estos años y autores. Hemos leído sobretodo Temática de Historia Canaria como por ejemplo y entre otras: Crónica y síntesis de la conquista canaria, de Gabriel Santiago y Trilogía de a Conquista de Canarias de Carlos González Sosa (ambos autores acudieron a conocer a los internos). Novelas y cómics y libros más internacionales como Galdós, Nieves Rodríguez, Stephen King…

El COVID nos ha paralizado la actividad casi por completo. Mi esperanza es recuperar los grupos o reinventarnos en septiembre con lo que haya quedado tras esta situación. En prisión estamos acostumbrados/as a volver a empezar muchas veces. Se tratar de no perder la ilusión.

Se nota que disfrutas mucho de tu trabajo. Enhorabuena por todo lo que habéis conseguido. En VocesS nos encanta acercar la acción social y sus colectivos al común de la población. Tu discurso transmite cambio derribando estereotipos y acercando a un colectivo estigmatizado y muy temido. ¿Qué te gustaría reivindicar tanto de tu trabajo como de las personas internas?

Reivindicamos la prisión también como un lugar de escucha, de respeto, de comunicación, de aprendizaje. La cultura como refugio. La cultura para hacer crecer al individuo. No desde la imposición, ni desde el beneficio penitenciario, sino desde el enriquecimiento personal y desde la ayuda del otro/a, del otro interno o interna porque  los/as  profesionales podemos acompañar, pero el verdadero esfuerzo lo hacen ellos/as. En prisión hay pocos recursos sociales, educativos, psicológicos o terapéuticos, por lo que ellos/as mismos/as son su red de apoyo. 

Celia D. (Educadora Social / TMAE Act. Ocupacionales CP )

1 thought on “Un poquito de Educación Social desde un centro penitenciario.

  1. No estoy de acuerdo con una parte del texto. Existen muchos recursos, profesionales comprometidos, pero hablar en general, no hace justicia. Yo soy Eduso y ejerzo como educador, pongo un sin fin de recursos externos a la disposición de los internos, dedico tiempo a la escucha activa y cuento con compañeros técnicos que tb lo hacen. Esa es mi aportación desde dentro.

Responder a Antonio Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *